¿Tenemos siete chakras... o alguno más?

Cada centro energético trabaja en nuestro cuerpo en armonía con los demás centros.

Amplían nuestra mente y nuestro corazón para otorgarnos más recursos para relacionarnos en existencia.

Crean más espacio, para que la energía cósmica penetre en nuestro cuerpo y mejore nuestras vidas.

Tradicionalmente, los chakras o vórtices de energía de nuestro cuerpo son siete.

Cada uno de ellos se localiza en una parte de nuestro cuerpo y se corresponde con un impulso de energía determinado, que se manifiesta en nosotros a través de las emociones. Estos son los siete chakras "tradicionales".

Sin embargo, existen cinco centros energéticos adicionales que están situados fuera del cuerpo y más allá de la forma física.

En este artículo, comentaremos cada uno de los chakras y cómo inciden en nosotros a través del tipo de energía que liberan y que se traduce en emociones (lecciones).

 

siete chakras

👉 ¿Quieres conocer una explicación detallada de los siete chakras?

El primer chakra o kundalini

Situado en la base de la espina dorsal, su color es el púrpura.

Es hogar de una poderosa energía cuya vibración dibuja una especie de serpiente, la kundalini.

En ella se exploran los asuntos básicos relacionados con la identidad y la supervivencia que se desarrollan en nuestro plano y que tienen que ver con el interés material y el prestigio social.

Aunque no hay que descuidar la importancia del bienestar material y del reconocimiento, en realidad es el tipo de persona que somos y cómo nos relacionamos con nuestra familia y amigos lo que define nuestra auténtica identidad.

Cuando amamos y confiamos en nosotros mismos, la energía puede entrar en el primer chakra para incrementar nuestra autoestima y superar el miedo ancestral por la supervivencia.

Sin embargo debemos saber enlazar la energía correspondiente a cada uno de los chakras. Cuando aprendemos a reconocer las señales de cada uno de ellos, abrimos el camino para que la energía cósmica pueda entrelazar todos los centros de energía y conectarnos a la red de la existencia en plenitud.

chakra kundalini

El segundo chakra

Este chakra es el portal de la sexualidad y la creatividad. Su color es el rojo.

Si nos centramos exclusivamente en este centro energético podemos pasarnos toda la vida tratando de aprender el funcionamiento de las potentes energías que surgen de este chakra.

Aunque todo el mundo conoce el poder natural de la energía sexual, pocos entienden el profundo intercambio psíquico y espiritual que tiene lugar cuando se tienen relaciones íntimas.

En la expresión sexual, se encuentran la pasión y el placer. En este chakra están las frecuencias de nuestra identidad y la de nuestra pareja que se funden para entrelazarse creativamente debido a la intimidad sexual. Nosotros albergamos el campo magnético de la otra persona.

Si vivimos atemorizados con asuntos que afectan a nuestra supervivencia y sexualidad, nos quedamos atascados en las lecciones (emociones) de estos dos primeros chakras. La energía no podrá subir por toda la columna vertebral para que conecte los chakras más bajos con el resto de los centros energéticos.

Para abrir completamente este chakra  debemos honrar el don de traer vida a este mundo. Debemos aceptar la responsabilidad de nuestra identidad sexual que nos da el poder para construir puentes de amor y conciencia espiritual entre la realidad física y no física.

segundo chakra

El tercer chakra o plexo solar

De color amarillo. Es el centro de los sentimientos, la intuición y la voluntad. Funciona como un cerebro dentro de nuestro vientre.

Conectar con él es de vital importancia para tomar decisiones ya que nuestro cuerpo alberga un banco de conocimiento interno con respecto a nuestra vida, las cuestiones del mundo e incluso más allá.

Debemos aprender a prestar atención a nuestro cuerpo y reconocer las emociones que están registradas en nuestras vísceras.

Cuando reconozcamos el propósito y la función de nuestro tercer chakra, seremos capaces de entender rápidamente los sutiles matices de la mayoría de las situaciones siempre y cuando otorguemos poder a nuestros sentimientos como recurso para descifrar aquello que nos perturba.

chakra plexo solar

El chakra corazón o cuarto chakra

De color verde. Situado en en el punto medio del cuerpo físico. Equilibra tanto los chakras que hay por encima como los que están por debajo. Sus lecciones implican la inteligencia emocional.

Aquí está el lugar desde donde podemos conocer a otro ser como una versión de nosotros, un ser que crece gracias al poder de la compasión. La compasión es un logro emocional muy sofisticado que abre nuestro cuerpo para conectar con el Cosmos a un nivel profundamente espiritual.

Abrir el corazón puede ser una experiencia que provoca pavor, ya que cuando está muy abierto nos inunda una gran cantidad de información proveniente de la empatía. Este centro de conocimiento puede hacer que nos acobardemos o que sintamos un amor infinito, con lo cual todo miedo se difumina.

La verdadera "prueba de fuego" es pasar todas nuestras experiencias por el corazón y reconocer la maravillosa variedad de todo lo que transcurre en la vida sin juzgarlo.

Cuando el corazón está cerrado es mucho más fácil hacer daño o intentar engañar al otro debido a que la conexión con la vida está cortada. Apreciar la belleza de la vida es especialmente importante para abrir el centro corazón.

chakra corazón

El quinto chakra o centro de la garganta

De color azul. Tiene una importancia extraordinaria ya que utilizamos el poder creativo del lenguaje para expresar la realidad de los pensamientos y las emociones.

A través de este centro aprendemos las lecciones que tienen que ver con el poder de la palabra. La respiración es clave en este chakra. Respirando de maner rítmica y sintiendo el aire en la parte posterior de nuestra garganta, tendremos una percepción más agudizada de lo que ocurre a nuestro alrededor.

Las lecciones del quinto chakra tienen que ver con la liberación de nuestras dudas y preocupaciones con respecto a posibles críticas y condenas por decir lo que pensamos.

chakra centro garganta

El sexto chakra o tercer ojo

De color índigo. Situado un poco por encima de las cejas, entre los ojos. Este centro afecta a los complejos procesos químicos que dirige la glándula pineal y además sirve como herramienta para abrir nuestra conciencia.

El tercer ojo es una apertura a la realidad no física. Un valorado portal al mundo interno como fuente de conocimiento ilimitado.

Las lecciones que nos da este centro de energía, tienen que ver con la superación del miedo de reconocer lo que nuestros sentidos agudizados perciben. Y así comprender los misterios revelados gracias al desarrollo de la introspección.

chakra tercer ojo

El séptimo chakra o chakra corona

Este centro conecta el sistema nervioso físico a la mente cósmica.

Nuestro sistema nervioso controla y coordina todos los órganos y estructuras del cuerpo al funcionar como un receptor de radio tanto para las señales internas como para las externas.

Este centro se extiende más allá de nuestro cerebro y llega al éter en forma de finos lazos o hilos dorados a modo de filamentos codificados de luz que nos conectan con los otros planos de la realidad.

Las lecciones de este centro  implican tener un equilibrio de integridad requerido para los viajes entre la realidad física y no física.

chakra corona

Cinco centros energéticos adicionales, los chakras cósmicos

Están situados fuera del cuerpo y más allá de la forma física. Son vórtices de colores caleidoscópicos, luz, símbolos, sonidos. Los utilizamos para saber quienes somos en relación a toda la existencia.

La forma de explorar este centro es a través de la visualización creativa.

Estos chakras nos sirven para explorar los numerosos aspectos no físicos de nuestra identidad.

El octavo chakra

Situado entre 30,5 y 91 cms por encima de nuestro cuerpo. Este portal es un transductor de energías para el resto de chakras cósmicos. Baja la frecuencia de la luz y canaliza el conocimiento hacia las numerosas capas de los aspectos físicos y no físicos del cuerpo.

Establece un vínculo no físico para una identidad que es mayor que las fronteras de la forma física.

octavo chakra

El noveno chakra

Su símbolo es la flor de la luna. Su función es conectar todo lo que sucede entre la atmósfera terrestre y la luna, incluidas las poderosas energías magnéticas que conectan las dos esferas.

Amplía nuestras percepciones en relación con nuestro lugar dentro del esquema cósmico de la vida.

noveno chakra

El décimo chakra o chakra solar

Representado por el girasol. Conecta y amplía nuestra conciencia para llegar a cualquier lugar de nuestro sistema solar. Desde el Sol hasta más allá de Plutón.

El Sol se considera el gobernador principal de nuestro sistema ya que sostiene y alimenta la vida aportando las frecuencia de luz necesarias como punto focal junto con la energía vital y la información transmitida.

El centro girasol reconoce la información cósmica como fuente del conocimiento que estamos desarrollando.

décimo chakra

El undécimo chakra o chakra galáctico

Se representa mediante una rosa roja que es la flor más popular para simbolizar y expresar el amor en la Tierra.

Nuestra conciencia puede explorar la galaxia con sólo mover el chakra galáctico en cualquier dirección dentro de la Vía Láctea.

Sin embargo, el centro corazón nos llamará para que regresemos a nuestro lugar de nacimiento con todo lo que ha pasado por su portal de creación.

Conectar con la inteligencia de nuestra galaxia abrirá a nuestra conciencia para poder explorarla. Con solo mover el chakra galáctico podremos movernos en cualquier dirección de la Vía Lactea.

El duodécimo chakra

Nos conecta con las realidades que existen más allá de nuestra propia galaxia y que amplían nuestra identidad mucho más allá, hasta el inmenso espacio del Universo.

El chakra universal se simboliza mediante la flor púrpura china cuyo icono sintetiza la proporción áurea como el auténtico diseño de la vida en el Universo.

Este chakra funciona como una puerta abierta para acceder al terreno del pasado. Además de ser una ventana con la que se puede explorar el tiempo simultáneo, el Universo y parte del Multiverso; Este vórtice nos proporciona la presencia absoluta en todo tiempo y lugar.

Conclusiones

Aceptar la responsabilidad de nuestra creación y honrar la sabiduría de nuestro cuerpo son valores esenciales para manejar las lecciones que provienen de nuestros centros energéticos.

Aquellos que se niegan a cambiar y adquirir una mayor conciencia pueden encontrarse frente a situaciones difíciles. Cuando no aceptamos las nuevas oportunidades para el crecimiento personal podemos sentirnos abrumados y sobrecargados física, emocional, mental y espiritualmente.

El deseo de volvernos más conscientes de nuestros pensamientos y actitudes nos ayudará  desarrollar la atención. Una vez que estemos atentos es más fácil focalizar nuestra intención para que se desarrolle la vida y los sucesos que ocurran en ella tal como nosotros deseamos.

👉 Próximamente realizaremos un curso de Sahaja Yoga ¿Quieres más infomación?

 

Si te gustó el artículo, compártelo. Por supuesto si quieres aportar información al respecto u opinar ¡¡no dudes en hacerlo con un comentario!!

Si lo encuentras interesante para alguien, ¡compártelo!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba