Ascensión en acción

Este video es una canalización del Padre Absoluto en el que nos habla del camino hacia la quinta dimensión y las acciones que debemos llevar a cabo para permanecer en la senda y potenciar a través del trabajo diario las acciones que nos conduzcan a ese nuevo estado de conciencia.

Explica que el mensaje va dirigido a todos aquellos que ya están convencidos de que nosotros y el planeta estamos sumidos en un proceso de ascensión a un nuevo estado de conciencia, la quinta dimensión. Es importante para no desviarnos de la senda el potenciar el cambio a través de ejercicios y prácticas diarias.

La transición hacia la quinta dimensión no es un proceso espontáneo sino que se está realizando paulatinamente. Hay una diferencia vibracional entre las personas que viven ancladas a sus preocupaciones diarias e intereses materiales y las que buscan la verdad más allá de esos lastres.

Plan de acción

Es importante crear un plan de acción en el que se reflejen las prioridades de tu vida para poder conquistar la última etapa del renacer espiritual y energético.

Parte 1: ejercicios espirituales

El ejercicio espiritual es una parte muy importante del proceso. Conviene que se convierta en un hábito y no una chispa ocasional que dependa de la voluntad con que dispongamos ese día. Debe convertirse en una influencia energética bien planificada que influya en la conciencia y el cuerpo, que contemple desde lo físico hasta lo álmico.

Cómo ejercitar la espiritualidad

Para crear ese hábito y para que tenga una incidencia positiva en nuestro Ser es importante dedicar no menos de 30 minutos al día a los ejercicios espirituales.

La meditación es una parte muy importante de esos ejercicios, así como el ayuno. Los ejercicios espirituales no son un estándar a seguir y que valen para todos. Cada uno tendrá los suyos. En estos ejercicios incluiremos las actividades que te hagan sentir lleno de amor, paz y unidad. Son aquellos que fomentan tu creatividad que forma parte intrínseca de la conciencia que está en la quinta dimensión.

Por tanto, dedica tiempo a fomentar esas actividades y ejercicios que te llenan. Date cuenta que todas aquellas tareas que te infunden preocupaciones, miedos y que lastran tu felicidad son precisamente las que están ancladas a la experiencia de la tercera dimensión.

Parte 2: la unidad de 3

Esta información es muy reveladora pues nos invita a ejercitar unas relaciones humanas más sanas actuando desde el amor. Sabemos que muchas veces esto no es posible y que nuestras emociones terrenales toman el control de nosotros mismos lo que desemboca en una lucha con el otro basado en una situación de ataque/defensa.

Para conseguirlo tenemos que sentir que la energía que impulsa nuestra acción no sale de nosotros mismos sino que tenemos que visualizar como esa energía surge de nuestro sexto chakra, el tercer ojo. Sentiremos como el impulso baja hasta el cuarto chakra de forma que la acción estará impregnada con la energía divina de las vibraciones superiores, la energía del amor.

Parte 3: El rayo dorado

Con esta práctica se pretende que la persona reaccione como un ser de la quinta dimensión con conciencia del yo divino.

La finalidad es que con cada práctica el tercer ojo se abra hasta que llegue un momento en que se convierta en guía para siempre.

Para ello invita a hacer lo siguiente:

Siente tu tercer ojo a nivel físico y pídele ayuda para que sugiera las acciones y palabras necesarias para abordar la conversación.

Posteriormente, observa a tu compañero y siéntelo. Observa como la luz del rayo dorado es irradiada desde tu tercer ojo, lo envuelve y penetra en su alma revelándola para ti. Siente como es su verdadera esencia y como lo demás no es más que miedo a que descubras sus debilidades. Por eso trata de parecer importante a través de expresiones externas artificiales.

Es de esta manera que podrás reconocer a la persona por su alma y no por sus cualidades humanas.

Una vez tu tercer ojo está activado y eres capaz de comprender la esencia de los demás, nunca podrás dañar a nadie porque todos tus pensamientos y acciones estarán llenos de la energía del amor.

Por otro lado, la otra persona al verse abordada por esta nueva emoción que penetra en su alma reaccionará de forma totalmente diferente incluso de manera que le sorprenda a ella misma.

De esta manera ayudarás a los demás a expresarse de una forma más verdadera e influenciado por su alma y no por los estímulos externos. Se sentirán más plenos y les ayudarás a abrirse hacia su interior.

Parte 4: una nueva forma de comunicación de quinta dimensión

A modo de resumen de la práctica propuesta anteriormente, comentar que tienes que ir más allá de tu reacción automática basada en los estereotipos de los comportamientos habituales.

En primer lugar, intenta tomarte siempre un descanso antes de responderle a tu pareja o a la otra persona.

Una vez llegado el momento intenta reaccionar a partir de tu conciencia divina, para ello puedes usar las dos prácticas al mismo tiempo: la unidad de tres y el rayo dorado.

Para ello, activa tu tercer ojo y envía el flujo de energía desde los chakras sexto (tercer ojo) al quinto (garganta) y luego al cuarto (pulmones). Sentirás como un calor circulando en tu pecho, tus labios comenzarán a sonreír y tus ojos irradiarán amor.

Habla con mucha calma, sin prisa y permite que tu interlocutor haga preguntas de forma que esto ayude a ambos a permanecer a ambos en el campo de vibración superior que han podido crear.

Incluso si encuentras que el otro está esencialmente equivocado no te apresures a refutar su opinión y trata de hacerlo de tal forma que se dé cuenta por sí mismo de su error.

Tan pronto domines este nuevo modo de comunicación conviértelo en tu hábito para que así se produzcan los cambios tan esperados en tu propia vida y en el planeta.

 

Por supuesto si queréis aportar información al respecto u opinar ¡¡no dudéis en hacerlo con vuestros comentarios!!

Si lo encuentras interesante para alguien, ¡compártelo!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba